domingo, 15 de mayo de 2011

Centro de Estudiantes de Psicología y Ψ LØSANGΣ: CLÍNICA PSICOANALÍTICA invitan a participar:

Seminario “Introducción a la obra de Jacques Lacan”




(“Entonces, dicen - ¡Qué metafísico, ese condenado Lacan!”)



Presentación:

Se trata de una propuesta abierta a aquellos que tengan el deseo de introducirse al discurso del psicoanalista francés. Introducción destinada a brindar herramientas para el cursado de aquellas materias psicoanalíticas que involucran conceptos y nociones de tal autor (Psicopatología, Escuela Francesa, Adultos, etc.) así como a transmitir de un modo breve pero riguroso los pilares fundamentales del psicoanálisis más allá de la formación académica.

Nuestro Seminario se sustenta en la política freudiana, es decir, en la política de la palabra. La misma se contrapone a la locura contemporánea de máxima alienación a los lenguajes instituidos en pos del los cuales los sujetos claudican en el camino de su querer. Si desde la cobardía neurótica el “no hay relación sexual” (la castración) es vivenciado en tanto que “el Otro no quiere que haya relación sexual”, para la perspectiva lacaniana la falta de un garante último es el único sendero a cuyo través cada cual puede darse un lugar singular. Y esa es nuestra apuesta, es decir, que no hay en psicoanálisis un Otro cuyo saber absoluto obture el camino para que, quien esté dispuesto a asumir el desafío, pueda decir lo que tenga para decir. ¿No es acaso ésta la posición misma del analista, a saber, sostener el hecho de que “aún queda algo por decir” – un resto que causa por fuera?

Se trata, pues, del retorno a Freud, de rescatar de entre medio de tanta nominación nosológica indefinida y de tanta farmacologización del síntoma sin un mínimo de cuestionamiento, aquella dimensión abierta por el Maestro vienés, y que no es otra que la del deseo. Sólo el deseo y su fuerza instituyente es lo que puede subvertir el orden de lo “ya dicho” y del “saber ya sabido”. Y si el “saber ya sabido” cae, algo quizá pueda saberse del saber que, saber, no se sabe.

Inicio: Sábado 21 de Mayo


Día y horario: Sábados de 11:00am a 12:30am.


Duración: 4 encuentros


Dicta: Lic. Luis F. Langelotti (+ invitados)


Lugar: Facultad de Psicología – UBA.


Aula y sede: A confirmar.

El Seminario es gratuito y se entrega certificado de asistencia. Inscribite enviando un mail con tu nombre completo y DNI a: losange_@hotmail.com

jueves, 12 de mayo de 2011

"Edipo, Angustia e Inconsciente" - Reunión del 6 de Mayo de 2011



Durante el encuentro del 6 de Mayo de 2011, tuvimos un intercambio realmente enriquecedor. En primera instancia, respetando y entusiasmándose con la política del mail, Ramiro Diez Ojeda se atrevió a realizar una interesante puntuación respecto de los tres registros en la enseñanza de Jacques Lacan. Fue así que nos encontramos con los fundamentos de la orientación lacaniana y el sentido del retorno a Freud en psicoanálisis: la palabra. Esto dio lugar a que se plantearan distintas cuestiones en relación a qué entendemos nosotros con referencia a dichos registros y cuáles podrían ser las implicancias éticas y clínicas vinculadas a nuestra posición. Evocación de una problemática antes suscitada:

¿Es el fin de la dirección de la cura acaso que el sujeto tengo el "acceso a lo real", entendido este último en tanto que "objeto culminante" (adecuado, complementario) y cuya distorsión parcializante no es sino el efecto fantasmático de la "enfermedad" que aqueja al paciente y que es preciso "combatir" "aliándose tearapéuticamente" a la "parte sana" de la "personalidad"? Pero: ¿Qué es lo real?

Se plantea un gran debate que está en el centro de la práctica y de la teoría psicoanalítica y que hace al estatuto del objeto. ¿Cuál es la relación, el vínculo, la conexión del objeto con el inconsciente? Sugerencias de precisión: objeto perdido freudiano (esquema del aparato fotográfico), banda de moebius, entre otras. Tensión crítica entre lo interno y lo externo: ¿hay acaso un afuera-interior, esto es, algo ajeno respecto de la geometría euclidiana para la cual algo no puede estar simultáneamente adentro y afuera? ¿Qué significa el matema del fantasma? ¿$ [corte de] a? ¿a [corte del] $?

Otra puntuación más que interesante, se realizó a proposito de lo universal - particular - singular. Se relaciona de ese modo, al sujeto con lo singular mismo en tanto no inscribible en el orden del significante (como Tesoro del significante). "Los celosos" ---- "Los no celosos", y ruptura. ¿La angustia "tiene objeto" o "no tiene objeto": qué significa, pues, que sea no sin objeto?

También se situó la noción de "motor", según la RAE, definición sencilla y sorprendente: "que mueve..." Más interesante plantearla en tanto que pregunta: ¿qué mueve?

Puntuaciones en torno a la fascinación de cierta época por la materialidad. ¿Y la materialidad de la palabra? Perspectiva oscurantista, superstición analítica y metafísica: el referente sería un más allá de la palabra. El orden en el que el analista se mueve es la realidad en tanto realidad [Wirlichkeit] simbólica.


En definitiva, se hizo un trabajo que continúa en tanto una reunión no significa nada en sí misma sino en vinculación resonante con otras acaecidas y, fundamentalmente, por venir. Este próximo Viernes, retomaremos la Clase II del Seminario IV desde el punto 3. Trataremos de precisar, es uno de los objetivos, la dimensión de la falta de objeto y la movida lacaniana en torno a la discusión respecto del sentido de una clínica que se pretenda freudiana.

¿Y nosotros nos pretendemos freudianos?

martes, 10 de mayo de 2011

"Vana Rosa"



Ayer naciste, y morirás mañana.
Para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida?
Y, ¿para no ser nada estás lozana?


Si te engañó su hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida,
porque en tu hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.


Cuando te corte la robusta mano,
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.


No salgas, que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para la vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

Luis de Góngora








domingo, 8 de mayo de 2011

Inicio Grupo de lectura: Seminario 3, «Las Psicosis»






“Los locos hacen castillos en las nubes y los psiquiatras… cobran el alquiler”

Comenzamos con el despliegue de la propuesta. Durante el encuentro del día Martes 3 de Mayo de 2011, se trató de hacer lugar a la diferencia. ¿De qué modo? Pues bien, reuniéndonos en lugar de no-reuniéndonos. ¿Eh? Bueno: “Sujetos totales”, esos que no se juntan a conversar, a quienes “no les hace falta”, eso sí que, en principio, quedó en cuestión. Antes de tal día, el grupo no era más que una ilusión, una esperanza, tal vez. Un encuentro selló el acto de juntarse como verdadero y se delimitó un tiempo y un espacio a conquistar. Se armó la falta.

En esta primera reunión, de lo que se trató fue de realizar una presentación general. ¿Cuál es la lógica del grupo? Pregunta fecunda: ¿Existe un grupo en sí? Se destaca la diferencia entre transmisión universitaria y transmisión analítica. Se ubica la dimensión de la ética y del saber. Tensión entre saber (inconsciente, es decir, en relación al Otro) y conocimiento (paranoico, el yo). “La sugestión es inherente a la palabra”. La palabra tiene efectos sobre el sujeto, pero sobre todo, la propia palabra. El sujeto no sabe lo que dice y esto es algo que tendemos a dejar de lado, en tanto es angustiante. Se subraya el no-pacto de quien coordina en relación a la búsqueda de un saber garantido. En tal sentido, se ubica como referente la distancia entre “profesor de psicoanálisis” y psicoanalista.

Inquietantes recorridos:

- ¿Cómo se juega el deseo en la Psicosis?
- ¿Qué significa deseo del analista?



Por otro lado, pero respetando este pensar críticamente, se plantea una radical distancia entre “aforismo” [αφοριζειν] y “axioma” [αξιωμα]. El aforismo como aquello que decanta de cierta experiencia ligada a cierta convicción [Überzeugung]. ¿Tiene, en cambio, el axioma una mera función epistémica o también de resguardo? “Las mujeres no saben manejar…” ¿El dinero? ¿El auto? ¿No saben manejar-se? Que no sepan manejar-se: por suerte. Ella no se aviene Toda a la lectura falocéntrica del fantasma en tanto… ¿misógino? Continuemos. Entonces, intensificación del fantasma en el abordaje de las psicosis: ¿cuál es la fórmula de la causalidad no del deseo del sujeto sino de su reticencia? Poner entre el enfermo y él (el psiquiatra) el banquillo de la escuela... a justo título de angustiado, desde luego. Aparición del Saber, así con mayúsculas. No se discute, no se dialectiza, lo familiar, lo evidente.

Otra cuestión interesante, a enfatizar en este recorte, fueron las múltiples subversiones que Freud en su obra produce sobre ciertas polaridades: mente/ cuerpo; verdad/ ficción; realidad/ fantasía; interno/ externo; lo subjetivo/ lo objetivo; lo normal/ lo patológico.

Luego, abocándonos propiamente a la lectura del Seminario 3 fueron situándose distintas cuestiones que serán retomadas durante el próximo encuentro.

Sólo estudiando lo patológico llégase a comprender lo normal” – aseveraba Freud. Pero...

¿Qué es "lo patológico"?

domingo, 1 de mayo de 2011

"Edipo, angustia e inconsciente" - Encuentro del 29 de Abril de 2011




“En un psicoanálisis, en efecto, el sujeto, hablando con propiedad, se constituye por un discurso donde la mera presencia del psicoanalista aporta, antes de toda intervención la dimensión del diálogo.” ( J. L. 1951).



La dimensión dialéctica lo que nos permite es, ante todo, dialogar. Se destaca, en el inicio del encuentro, lo discutible de las afirmaciones generales que se plantean en el campo psicoanalítico, los desarrollos de verdad que en tanto tales son pasibles de ser invertidos dialécticamente. Se diferencia entre inversiones dialécticas y rectificación subjetiva en tanto está se presenta como siendo, en el mejor de los casos, su consecuencia. “Ahí [en ese texto lacaniano que es “Intervención sobre la transferencia”] hay una lógica. Una manera de formalizar el dispositivo analítico.” Giros lingüísticos, “algo que tienda a romper lo instituido”, cuestionamientos de la posición del sujeto como hablante: ¿Desde dónde se dice lo que se dice?

Se trata de una lógica original del psicoanálisis: una puntuación puede dar lugar a algo absolutamente nuevo, diferente, que no se esperaba. ¿Estaba allí o efecto de creación? Se trae aquí a la clase XIX del Seminario 2, “Introducción del Gran Otro”, en donde la dimensión genuina de la respuesta queda ligada a la sorpresa. Se ubica la fijeza a ciertos significantes en la neurosis y se plantea que la misma está estructurada en términos de una ortodoxia lingüística. Se hace énfasis en la importancia de romper con dicha ortodoxia no sólo como analistas, sesión a sesión, sino en nuestra formación. En relación a esto se toma un artículo de actualidad de la analista Nys Bassi - “a-ser del analista: condición de una praxis” (presente en el también contemporáneo libro de Stella Maris Rivadero et. Al. “Angustia y objeto a en la clínica psicoanalítica” (Letra Viva, 2010) – en donde se rescata la diferencia radical entre “deseo del analista” y “deseo de ser analista”. Diferencia que alude a un resto que cae en el proceso de formación del analista: “La formación del analista no es posible de estandarizar en programas sistemáticos, surge a partir de una pregunta particular en alguien singular, no intenta disciplinar, quien se ubica en esta posición siempre es para satisfacción del Otro…”

Una vez abocados a la lectura propiamente dicha de la clase en cuestión (Clase II del Seminario IV, nuevamente), Lacan cuestiona profundamente, en el marco del análisis de la neurosis obsesiva, la asociación entre “ironía” y “agresividad”: ¿Qué es la ironía? Según la RAE, “figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.”. Por nuestra parte, destacamos el plus, el significado en más que objeta una pretendida función comunicante de la palabra en su referencia a lo real. Se destaca la condición necesaria de la existencia de un lenguaje estructurante y de la dimensión del diálogo. En cuanto a la dimensión de la agresividad, se señala la ambigüedad constitutiva del eje imaginario.


[continúa]