lunes, 20 de diciembre de 2010

"De buen amor"


Sostener la diferencia no es
serle indiferente al otro
a lo incuestionablemente ajeno
a lo incontestablemente loco 

Foráneo de mí, en mí y por mí, gracias a mí
esto es, me agradezco enrarecerme
aun cuando ni yo lo haya querido
pero yo me impuse, y yo lloró, herido 

Voy a escribir si yo y yo, quiero
pero si mi mano no quiero escribir
no podré más que a medias
y no hay inhibición que no sea pa´ reir
(Luis F. Langelotti, Buenos Aires)

viernes, 26 de noviembre de 2010

"Poesía para el hombre angustiado"



Una estética de la proximidad
sitúa vértigos que invaginan
huecos espacios que `absortan`
desde el inicio, al fin

Estrética; est ética, y así
no se reitera; irrumpe
no se postula; juega sucio
debe ahora yacer: "volvería a pasar"

No temas, hombre angustiado
una cita tienes con estas mis palabras
La irradio para centellear tu fénula
y tu tensión amarrar, no te despistes

Ronda la huella, cierne el ágalma
el aire lleno de plumas está, ¡esto es insólito!
son del ave que, espectral, te protege
se llama: disco de plata, y cuesta, y vale

Si cierta distancia se irrespeta
la loca imagen se arma del cuello
y un coágulo de sangre te atraganta el cuello
tiembla la tierra pero el corazón

RESISTE

[La pintura corresponde a Victor Borisov]

domingo, 14 de noviembre de 2010

A VECES ME FIGURO QUE ESTOY ENAMORADO


A veces me figuro que estoy enamorado,
y es dulce, y es extraño,
aunque, visto por fuera, es estúpido, absurdo.

Las canciones de moda me parecen bonitas,
y me siento tan solo
que por las noches bebo más que de costumbre.
Me ha enamorado Aaela, me ha enamorado Marta,
y, alternativamente, Susanita y Carmen,
y, alternativamente, soy feliz y lloro.

No soy muy inteligente, como se comprende,
pero me complace saberme uno de tantos
y en ser vulgarcillo hallo cierto descanso.

GABRIEL CELAYA (1911 - 1929)

jueves, 11 de noviembre de 2010

"El sujeto según Lacan" (Guy Le Gaufey)


De la libertad a la servidumbre, el espectro semántico de la palabra sujeto, presente en los saberes occidentales desde la antigüedad, es tan amplio que linda con la homonimia. La filosofía, el derecho, la política, la medicina, las letras y las artes no podrían prescindir de él. Jacques Lacan hizo del sujeto, desde el inicio, un leitmotiv de su enseñanza.
Cuando en los años 60 lanza su nueva fórmula, donde define que un sujeto es lo que está representado por un significante para otro significante, le retira dos atributos fundamentales: la identidad y la reflexividad. Esta subversión, de la cual las etapas constitutivas son aquí examinadas, lo colocó en extrañas compañías. A veces de manera confesa (Maine de Biran), otras casi desapercibidas (averroísmo latino), y hasta circunstanciales (Foucault) se van revelando curiosas familiaridades. Reagrupando esas referencias, este libro devuelve al hallazgo de Lacan su espacio epistémico singular. Y su fuerza esclarecedora.

Ediciones literales – El cuenco de Plata  2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

"PAVANA PARA UNA INFANTA DIFUNTA" (a Alejandra Pizarnik)

Pequeña centinela,
caes una vez más por la ranura de la noche
sin más armas que los ojos abiertos y el terror
contra los invasores insolubles en el papel en blanco.
Ellos eran legión.
Legión encarnizada era su nombre
y se multiplicaban a medida que tú te destejías hasta el último hilván,
arrinconándote contra las telarañas voraces de la nada.
El que cierra los ojos se convierte en morada de todo el universo.
El que los abre traza las fronteras y permanece a la intemperie.
El que pisa la raya no encuentra su lugar.
Insomnios como túneles para probar la inconsistencia de toda realidad;
noches y noches perforadas por una sola bala que te incrusta en lo oscuro,
y el mismo ensayo de reconocerte al despertar en la memoria de la muerte:
esa perversa tentación,
ese ángel adorable con hocico de cerdo.
¿Quién habló de conjuros para contrarrestar la herida del propio nacimiento?
¿Quién habló de sobornos para los emisarios del propio porvenir?
Sólo había un jardín: en el fondo de todo hay un jardín

donde se abre la flor azul del sueño de Novalis.
Flor cruel, flor vampira,
más alevosa que la trampa oculta en la felpa del muro
y que jamás se alcanza sin dejar la cabeza o el resto de la sangre en el umbral.
Pero tú te inclinabas igual para cortarla donde no hacías pie,
abismos hacia adentro.
Intentabas trocarla por la criatura hambrienta que te deshabitaba.
Erigías pequeños castillos devoradores en su honor;
te vestías de plumas desprendidas de la hoguera de todo posible paraíso;
amaestrabas animalitos peligrosos para roer los puentes de la salvación;
te perdías igual que la mendiga en el delirio de los lobos;
te probabas lenguajes como ácidos, como tentáculos,
como lazos en manos del estrangulador.
¡Ah los estragos de la poesía cortándote las venas con el filo del alba,
y esos labios exangües sorbiendo los venenos de la inanidad de la palabra!
Y de pronto no hay más.
Se rompieron los frascos.
Se astillaron las luces y los lápices.
Se degarró el papel con la desgarradura que te desliza en otro laberinto.
Todas las puertas son para salir.
Ya todo es el revés de los espejos.
Pequeña pasajera,
sola con tu alcancía de visiones
y el mismo insoportable desamparo debajo de los pies:
sin duda estás clamando por pasar con tus voces de ahogada,
sin duda te detiene tu propia inmensa sombra que aún te sobrevuela en busca de otra,
o tiemblas frente a un insecto que cubre con sus membranas todo el caos,
o te adrementa el mar que cabe desde tu lado en esta lágrima.
Pero otra vez te digo,
ahora que el silencio te envuelve por dos veces en sus alas como un manto:
en el fondo de todo jardín hay un jardín.
Ahí está tu jardín,
Talita cumi.

 

Olga Orozco (1920-1999)

miércoles, 27 de octubre de 2010

Grupos de Lectura

La clínica del psicoanálisis

Invitamos a los interesados en la clínica del psicoanálisis a nuestros espacios de transmisión. Actualmente, se haya disponible el ingreso al Grupo de los Lunes que funciona semanalmente a las 19:00hs en el Barrio Porteño de Caballito. Se trata de una propuesta abierta a la indagaciòn y al debate, tomando como referencia los textos de aquellos que marcaron la orientaciòn. Se plantea, asimismo, la problematizaciòn lògica de casos clínicos. Es una apuesta donde cada cual, a riesgo propio, pondrà a prueba su relaciòn al inconsciente como Real  no-todo, en el sentido de que el atravesamiento de una cura incide directamente en la lectura de los fundadores. Se tratarà asì de forjar un espacio donde la convicciòn sustituya al saber universitario, dejando lugar a la producciòn y al movimiento instituyente propio de un pensamiento crítico.

Contacto: losange_@hotmail.com    

viernes, 15 de octubre de 2010

El despertar (a León Ostrov)



Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay mounstros
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Còmo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo 

(Alejandra Pizarnik)

domingo, 5 de septiembre de 2010

Seminario “Introducción a la obra de Jacques Lacan”

Centro de Estudiantes de Psicología y “Losange: lacanianas” invitan a participar:





(“Entonces, dicen - ¡Qué metafísico, ese condenado Lacan!”)


Presentación:
 

Se trata de una propuesta abierta a aquellos que tengan el deseo de introducirse al discurso del psicoanalista francés. Introducción destinada a brindar herramientas para el cursado de aquellas materias psicoanalíticas que involucran conceptos y nociones de tal autor (Psicopatología, Escuela Francesa, Adultos, etc.) así como a transmitir de un modo breve pero riguroso los pilares fundamentales del psicoanálisis más allá de la formación académica.

Nuestro Seminario se sustenta en la política freudiana, es decir, en la política de la palabra. La misma se contrapone a la locura contemporánea de máxima alienación a los lenguajes instituidos en pos del los cuales los sujetos claudican en el camino de su querer. Si desde la cobardía neurótica el “no hay relación sexual” (la castración) es vivenciado en tanto que “el Otro no quiere que haya relación sexual”, para la perspectiva lacaniana la falta de un garante último es el único sendero a cuyo través cada cual puede darse un lugar singular. Y esa es nuestra apuesta, es decir, que no hay en psicoanálisis un Otro cuyo saber absoluto obture el camino para que, quien esté dispuesto a asumir el desafío, pueda decir lo que tenga para decir. ¿No es acaso ésta la posición misma del analista, a saber, sostener el hecho de que “aún queda algo por decir” – un resto que causa por fuera?

Se trata, pues, del retorno a Freud, de rescatar de entre medio de tanta nominación nosológica indefinida y de tanta farmacologización del síntoma sin un mínimo de cuestionamiento, aquella dimensión abierta por el Maestro vienés, y que no es otra que la del deseo. Sólo el deseo y su fuerza instituyente es lo que puede subvertir el orden de lo “ya dicho” y del “saber ya sabido”. Y si el “saber ya sabido” cae, algo quizá pueda saberse del saber que, saber, no se sabe. Esto es, del inconsciente… para actuar en consecuencia.

Inicio: Sábado 18/9

Día y horario: Sábados de 11:00am a 12:30am.

Duración: 4 encuentros

Dictan: Luis F. Langelotti – Natalia Degese

Lugar: Facultad de Psicología – UBA.

Aula y sede: A confirmar.



El Seminario es gratuito y se entrega certificado de asistencia. Inscribite enviando un mail con tu nombre completo y DNI a: losange_@hotmail.com

miércoles, 1 de septiembre de 2010

El triunfo de la religión (precedido de Discurso a los católicos)




Los dos textos aquí reunidos integran la obra oral de Lacan. El "Discurso a los católicos" comprende dos conferencias dictadas en Bruselas en 1960, en las cuales Lacan se refiere a los capítulos XIII y XIV del Seminario La ética del psicoanálisis. "El triunfo de la religión" reproduce una conferencia de prensa ofrecida en Roma en 1974, en ocasión de un congreso. A propósito del libro, escribió Jacques-Alain Miller: "Freud, viejo optimista de las Luces, creía que la religión no era más que una ilusión que sería disipada en el futuro por el avance del espíritu científico. Lacan, en absoluto: pensaba, por el contrario, que la verdadera religión, la romana, al final de los tiempos engatusaría a todos, derramando sentido a raudales sobre ese real cada vez más insistente e insoportable que debemos a la ciencia".

jueves, 26 de agosto de 2010

"Sombras que se anudan"


Veo sombras que se anudan del karma
aunque sobre el aún ya no se miran, no
del todo se sustraen los demonios
y bajan del corpus sus armas (traen)

Recelos de quejido blanco, que brizna
mar roto y húmeda ola, ampara
ya ver no, no es posible nada
¿o no todo es imposible de no ser no todo ser?

Revelo y quiero, Aún; Veo, son brazas
Razas diferentes de sentidos ignaros y amor
petulancias y regodeos por doquier
Hombres y Mujeres rompiendo, LA

La Noche es Ardiente, veo sombras, veo
¿Qué ves, Tú, cálido espectro, y: cuándo? 
No siempre No, más o menos así: ¡Ay, sí!
Quisiera poder mentirte Otra vez, pero puedo ¿o más?

lunes, 23 de agosto de 2010

La orientación es el síntoma


La orientación es el síntoma porque el síntoma es lo único que conserva sentido en lo real. Es por esto que el analista puede, mediante la interpretación, intervenir sobre él desde lo simbólico para deshacerlo en lo real. Real que –Lacan no confunde los términos– es lo imposible de simbolizar. El síntoma es entonces lo único que conjuga sentido y real, sentido y goce, semblante y real. Razón por la cual la lógica binaria no es suficiente para dar cuenta del mismo, es necesaria una lógica ternaria. Y es lo que Lacan hace en su última enseñanza.
Ahora bien, resulta que Lacan pergeña un aparato: el psicoanálisis mismo es un síntoma. Un síntoma de la civilización. Y lo es porque el inconsciente mismo es un síntoma. Síntoma que la civilización actual intenta desechar en pos de una era –en términos de Eric Laurent– poshumana. Para saber-hacer con este síntoma al analista no le queda más que una posición posible: la de analizante respecto al psicoanálisis mismo. Solo desde aquí es que puede conversar con su partenaire: la civilización contemporánea. No será sin poner en juego el deseo, el amor, y una ética que no puede estar orientada –al igual que el síntoma– sino por lo real.

Viviana Fruchtnicht, 2009.

domingo, 22 de agosto de 2010

"Una y otra vez"


Bienvenidos a nuestro espacio Losange: clases lacanianas. Este sitio ha sido creado con el fin de dar un lugar al decir del psicoanálisis. Está dirigido a aquellos que consideren lo relevante de tal enunciación, ya sea por su rigurosidad clínica, por su compromiso cultural, por su potencia crítica en lo que al pensamiento refiere, o bien por su eficacia interpeladora que lo sitúa como siendo de una actualidad indiscutible. 
¿Qué política? El sujeto del deseo inconsciente es la política. La falla-en-gozar que hace del amor más que simple y sufriente desinterés y entrega al Ideal - como lo sostiene la Religión -, sino que lo ubica como lazo posible al Otro, juegos del deseo y la creación, máscaras que yacen debajo de otras máscaras y que permiten vivir la cotingencia y el encuentro de un modo suelto, fuerte y decidido.
De cara a una época de máxima alienación subjetiva - donde el malestar de la civilización tiende cada vez más a verse denegado, rechazado, excluído -, la letra freudiana se presenta en toda su amplitud como una modalidad singular de darle lugar a lo que no funciona - "como debería", según las leyes que impone el Amo de turno - pero no etiquetándolo, objetivándolo o cerrándolo a toda interrogación mediante un reduccionismo imaginario. Pues no. Se trata de precisar cuáles son las coordenadas epocales que hacen al sufrimiento particular de cada cual y que no se limitan a un mero juego "intrapsíquico" de fantasmas individuales. Por eso hablamos del sujeto, por cuanto nos compromete en una relación siempre problemática y no anticipable con el Gran Otro que lo determina... empero: no absolutamente.
Esta es nuestra apuesta, abrir un espacio "virtual", mas no por ello menos material en tanto que de las palabras sabremos valernos para, en lo real, hacer Historia.