Entradas

“De la neurosis obsesiva al pensamiento calculador”

Imagen
Con respecto al pensamiento obsesivo, en 1909 Freud plantea lo siguiente:

“Mi definición de las representaciones obsesivas, dada en 1896, según la cual son unos «reproches mudados, que retornan de la represión y están referidos siempre a una acción de la infancia, una acción sexual realizada con placer», me parece hoy formalmente objetable, por más que esté compuesta con los mejores elementos.”

Y más abajo agrega:

“Es más correcto hablar de un «pensar obsesivo» y poner de relieve que los productos obsesivos pueden tener el valor de los más diferentes actos psíquicos.”

Pensar obsesivo, pensar patológico. También, por qué no, pensar calculador, narcisista o fálico, como lo hemos llamado en otros puntos de nuestro recorrido. Así como se habla de histerización en el obsesivo o del “discurso histérico”, que no se confunde con la posición subjetiva histérica, quizá podamos afirmar que esta modalidad de pensamiento no habría que pensarla privativa de la neurosis que lleva en su nombre tal…

Política psicoanálisis: Sociedad

Imagen
“Siempre encontramos en este punto una ambigüedad cuyo origen es que tenemos una ciencia del sujeto, no del individuo. Ahora bien, sucumbimos a la necesidad de poner al principio al individuo, olvidando que el sujeto, como sujeto, no es identificable con el individuo. Aunque el sujeto esté ajeno, como individuo, al orden que le concierne como sujeto, ese orden no deja de existir.”
(Jacques Lacan, 27-2-1957)
El contexto de la cita no es una disquisición sobre la importancia del pensamiento crítico, sino una referencia a la particularidad de la clínica psicoanalítica. Sin embargo, la amplitud del significante en su resonancia, no nos obliga a cerrar el sentido de unas líneas permitiéndonos en cambio poner la letra al servicio de nuestro propio decir. En este caso, se trata de pensar cómo la época que nos atraviesa vuelve a caer una y otra vez en la bagatela de la individualidad, incluyendo el discurso de ciertos analistas locales, que se desentienden de la política por considerarla “e…

Palabras

“El poder-goce trata de dominar la subjetividad del sujeto de la polis. Todo el inmenso aparato del entretenimiento, desde los dibujos animados hasta las masacres en Irak, busca sofocar-controlar la subjetividad. Impedir que el sujeto piense. Que el sujeto se haga dueño de sí. Que tome distancias. Que se aleje. Que desconfíe. Que no crea. Que se apropie de su conciencia crítica. Aquí, en esta apropiación por parte del sujeto de su propia subjetividad, aparece la política. La política es conciencia crítica. Es ruptura. Es ausencia y soledad. Es aburrimiento y dolor. Esto, al principio. Luego irá en busca de OTROS a los que abruma este suceso inesperado: no creer más en nada. O peor aún: no pueden entretenerse más. Aquí, el sujeto ya no está sujeto [en tanto sujetado].”

(“La condición argentina”, José Pablo Feinmann)

Se viven épocas complicadas en el país argentino, en particular, y en Latinoamérica en general (cuando no, en el mundo). Ha regresado al poder la «derecha neoliberal» y, l…

DECANDECIA DE LA POLÍTICA. Aportes del psicoanálisis

Imagen
“Ahora bien: si el propósito del educador es impedir cuanto antes que el niño llegue a pensar por su cuenta, sacrificando su independencia intelectual al deseo de que sea lo que se llama «un niño juicioso», el mejor camino es, ciertamente, el engaño en el terreno sexual y la intimidación en el terreno religioso.”
(S. Freud, La ilustración sexual del niño, 1907)

“Si la designación Tú eres mi padre ya significa para el sujeto un acto político, hay que encontrar el porqué de su eficacia, ver cómo funciona.” (FERREYRA, 2000, p. 18).    

Continuando la cita freudiana, diremos que cuando adulto, nada mejor que continuar la represión psíquica en el plano político. Tomando esa referencia de Norberto Ferreyra, que él a su vez toma de Leo Strauss, tenemos que decir Tú eres mi padre, ya es un acto político. Pero lo que se vive hoy tanto en Argentina como en Estados Unidos, donde han sido “elegidos” – entre comillas porque lo que ha sucedido es una impresionante manipulación mediática apoyada …

"Amar, trabajar: ¿Y pensar críticamente?"

Imagen
“La acción del intelectual no es otra cosa que su propio trabajo, el pensamiento es ya la acción. Foucault no comparte el hiato clásico entre teoría y práctica. El pensamiento tiene un impacto en lo real, modifica de la manera más honda nuestros campos de experiencia, por eso es ya acción; y del pensador o filósofo no cabe esperar otra cosa. Que, además, a esa acción una otras, vote, redacte un manifiesto, convoque o se sume a una manifestación, esto no forma ya parte necesariamente de su trabajo, lo que no quiere decir, obviamente, que esté desligado de él, sino que son acciones en calidad sencillamente de ciudadano.”

(Álvarez Yágüez)

“… la pauta moral se corresponde con los sistemas particulares – culturales, históricos, de grupo -, mientras que el horizonte ético, si bien puede soportarse en tales imaginarios, siempre los excede. De allí la afirmación que asigna a la dimensión ética alcance universal.”

(“Ética: un horizonte en quiebra”, J. J. M. Fariña)

“El «no saber» no es la pa…

El deseo de soledad versus la soledad del deseo

El deseo de soledad versus la soledad del deseo

¿Qué significa pensar críticamente? Es una pregunta temible y contundente. Ir hacia allí, luego volver, agacharse, volverse a parar, correr, detenerse de golpe. Confrontarse con uno mismo y con lo otro de uno mismo, implicarse como “Yo” también en esa demora ineluctable del ponerse a hacer. Tener que soportar que ese algo que viene a detenerme, ese espíritu de la pesadez [Geist der Schwere] también, a fin de cuentas, es “yo”. Yo debo responder por el espíritu de la gravedad que me atraviesa, nadie más que yo puede trasmutar esa propensión a la quietud, esa acomodación a condiciones existenciales de empobrecimiento espiritual, de decadencia, de caída, de coagulación.

Pensar críticamente será, precisamente, un modo de interrogar lo no-cuestionado hasta ahora, no mostrándome complaciente con ese espíritu de la pesadez. No soy el que creí que era, estiro la mano hacia alguna garantía ficticia, hacia alguna mísera certidumbre que me haga cree…
Imagen
“Teoría” deviene etimológicamente de theorein, término que pone en juego la observación de una escena teatral. Teoría y teatro, entonces, parecerían tener una misma raíz etimológica. Jugando con tal origen, podríamos decir que toda Teoría encierra, pues, personajes. Leer implica, por parte del lector, la suposición de un ser, es decir, la atribución de un ser supuesto al autor y, precisamente por ello, una serie implícita de demandas y principios que tal “pensamiento cerrado” exigiría. Pretensión lectora de un universo de discurso que coincida con el ego en sus ansias de coherencia y principismo.

Respecto de esta cuestión de los personajes, estimo interesante transcribir ciertas palabras de Ulloa, quien decía lo siguiente:

“Bien puede decirse que en los comienzos de la vida, así como del aprendizaje de nuestros trabajos, somos lo que nos hicieron, en tanto profesamos a la manera de quienes nos iniciaron. Si logramos no quedar atrapados en aquellas identificaciones-auxiliares, durante …