sábado, 16 de enero de 2016

"Miscelaneas porteñas" de Luis F. Langelotti (Textos intrusos Ed.).



"Misceláneas porteñas no es una novela, es un entramado o un plexo relacional de hilos desemejantes que se anudan, se rozan, se imbrican y no. Es una apuesta al relato en tanto relato. Sin mayores sobresaltos en cuanto a los sentidos, la argumentación o la elaboración de los personajes, pero tampoco cayendo en un elogio a la intrascendencia, el tedio o la vaguedad, dado que ciertos acontecimientos, escenas y reflexiones representan un cachetazo seco para el adormecimiento del lector. Su política es la del decir en cuanto decir: describir, reflexionar, crear, conectar, proponer, recordar. Historizar. Más que “idea”, el deseo de narrar y de narrarse, de detenerse y de caminar en la literalidad-litoralidad de la letra, como soporte material de toda enunciación posible (a falta de voz en la escritura, sostén concreto de la función de la palabra), y en la que no hay inmersión, profundidad, ni “consumación mística” en una supuesta realidad pre o pos-lingüística. Todo es y no-todo sucede en los márgenes de la territorialidad de lo escrito y su evocación, tan eterna como perecedera a la vez, de esta existencia nuestra, que es fragmento, azar y contingencia. Pero también: recurrencia, estereotipo, frase hecha, lugar común y rutina. Diálogo, barrio, calle, bondi. Todo esto, sin desconsiderar la presencia de una cantidad otros elementos que le dan mayor sofisticación al asunto: pregunta, simbolización, amor, olvido, elección, deseo sexual, muerte, angustia."

El autor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario